Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

La respuesta es no: la correcta elección de las cremas cosmeticas se basa en dos aspectos clave: el excipiente y el principio activo, ambos clave y que deben ser adecuados para nuestra piel.

El excipiente de las cremas cosmeticas

En cuanto al excipiente, esto es, la sustancia donde se incorpora el principio activo, una piel normal grasa, tiene que utilizar productos oil free, con efecto mate, incluso aunque sea un producto para hidratar. Las pieles secas necesitan grasa, pero no cualquier grasa porque pueden provocarse comedones y miniquistes. Han de ser grasas no comedogénicas ni oclusivas. Las pieles sensibles precisan excipientes con efecto antiinflamatorio y no alergénicos para evitar dermatitis.

El principio activo de las cremas cosmeticas

En cuanto al principio activo, esto es, la molécula que pretende corregir o prevenir alguna imperfección, ha de estar perfectamente diseñada. Por ejemplo, la vitamina C, tan útil en la regeneración del colágeno y el blanqueamiento de las manchas, precisa una concentración efectiva (alrededor del 20%) y una fabricación específica que evite que se deteriore con la luz o los cambios de temperatura. Son precisos envases opacos, y son muy aconsejables las ampollas de uso en 24 horas. Los antioxidantes, los retinoides, los alfa hidroxiácidos, pueden figurar en la composición de muchos envases, pero si no cumples las normas de concentración, excipiente adecuado, envase, etc, podemos estar aplicándonos un tratamiento sin eficacia, esto es, perdiendo el tiempo. Además hay que considerar que la piel cambia de necesidades en función de la propia biología (adolescencia, embarazo, menopausia) y de las características ambientales (época del año, lugar geográfico, tipo de vida en lugares cerrados o al aire libre).

En definitiva, hay que elegir las cremas cosmeticas en función del tipo de piel (seca, grasa, mixta, sensible, enferma), los biorritmos internos de cada individuo, la finalidad para la que queremos su uso (limpiar, hidratar, proteger, corregir), y la calidad y seguridad del producto y su fabricante.

Los dermatólogos de IMEDE Quintana estarán encantados de aconsejarte adecuadamente en tu caso en concreto.

.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone